SURVIVORNET 
JUAN 17:15 
HEMOS MATADO A MUCHOS EN EL NOMBRE DE JESUSCRISTO...

SI TU NO CREES COMO NOSOTROS, TENEMOS EL DERECHO DIVINO A TORTURARTE PARA SACARTE DEL ERROR Y SALVAR TU ALMA.

TRES DIOSES EN UNO.

Miguel Servet, quemado a fuego lento por el Consistorio de Ginebra Suiza, con Juan Calvino detrás de las cortinas manejando los eventos.
 
Miguel estando encarcelado dijo:
 
I beg you, shorten please these deliberations. It is clear that Calvin for his pleasure wishes to make me rot in this prison. The lice eat me alive. My clothes are torn and I have nothing for a change, nor shirt, only a worn out vest.” Servetus, 1553 

Lea usted el libro "Los Registros del Consistorio de Ginebra  En El Tiempo de Calvino - Vol.1" y cualifique que dice la historia sobre estos crímenes.



Le reto a que lea esta obra del siglo diecinueve. Repito, le reto! Usted no tiene excusa, hágalo en respeto de la verdad. BE RIGHTEOUS!
 
Si alguna vez alguien le ha tratado de explicar lo que es la trinidad, es seguro que le dijo algo parecido a este dibujo.


Amigo cristiano y lectór; al leer el tratado sobre la Trinidad en esta página, ¿Me va ustéd a perseguir si no concuerda con mi exposición?
En el principio....Genesis 1:1

El Espiritu de YHVH VIBRABA sobre las aguas...Genesis 1:2 En la traducción Hebrea interlineal lee:  
מְרַחֶפֶת [rachaph] que traduce como el mover las alas, el vibrar sobre las aguas.

 Genesis 1:3 "Sea la LUZ"

En el principio fue el  λο´γος ;     El Verbo de YHVH, la expresión de YHVH. (Juan 1:1)

Este era en el principio con YHVH.
(Juan 1:2-4)

¿Usted cree que el Padre Eterno fue tentado, que sus ojos vieron el mal de frente, tentándolo?
 
¡YHVH NO PUEDE SER TENTADO!

¡YESHUA VENCIO LA TENTACION!

Yeshua Oraba a Su Padre, Su Dios, Nuestro Dios.
 
Hebreos 5:7-10

7 Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de su temor reverente.
8 Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
9 y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen;
10 y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.

Nuestro SumoSacerdote ante YHVH

Juan 4:24
24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

1Juan 4:12 
12 Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
Juan 1:18
18 A Dios nadie le vio jamás; el unigénito Hijo, que está en el seno del Padre, él le ha dado a conocer.
 
En YESHUA vemos la revelación de YHVH.

El estudio a continuación fue redactado en los años 1970-80 por un lectór bíblico de la palabra del divino creador. El sufrió en carne propia pesecución por predicar que la Biblia es la única autoridad para poder hablar y conocer de Dios. 

Perdió su familia, fue calumniado, sentenciado a muerte, rechazado por aquellos que ántes le eran hermanos amorosos en la fe. Todo esto por diferir en la interpretación de la Palabra de Dios.

Al que predica la Gracia de Dios, sabe que está predicando la Gracia de Dios corréctamente cuando es atacado, perseguido y rechazado. En esto puedo ser testigo fiel de que Timoteo hizo la buena batalla, bendijo hasta el finál a quienes lo maldecían y ultrajaban, y genuinamente queria que Dios los perdonara, pues no entendían lo que hacían. Los quiso a todos como a sus propios hijos, y todo lo que sufrió; lo sufrió por ellos.

Hoy traigo para la edificación de todo aquel a quién el Espíritu Santo de YHVH traiga a mirar esta página de internet, el tratado que escribió Timoteo. Y que sea el Ruach Hakodesh (Espíritu Santo de Dios) el que le de entendimiento según a el le plazca, por la Gracia y Misericordia del Dios Alto y Sublime.


HABLANDO AL PADRE RESPECTO A LA DOCTRINA DE LA TRINIDAD

por: Timoteo

Padre, Creador del Cielo y de la Tierra, tú creaste al hombre para que te viera para siempre en inocencia y en paz.

Pero el hombre se ha dedicado más bien a la violencia. 

Y desde los primeros siglos de la Era Cristiana la violencia se ha hecho sentir aún en el mejor ámbito que tú le has proporcionado en la Tierra a tus hijos, la Iglesia.

Pues una serie de criterios distintos relativos a la constitución de tu Persona ha llevado a muchos líderes cristianos hasta el extremo de violentarse unos contra otros y hasta violentar tu misma Palabra, buscando cada bando acentuar la validez de sus conclusiones, produciendo una escisión dolorosa en el cuerpo de Cristo, que perdura hasta el día de hoy, todo por no prestar la debida atención a tus declaraciones.

Y los que ansiamos saber más de ti para echar fuera el error y servirte con toda santidad nos preguntamos muchas cosas que no conocemos. En la Sagrada Escritura, tu Libro Santo, tú has dicho que tú efectuaste la creación de todo “en el principio”.

Esta expresión, "en el principio", implica tiempo. O sea, tú fundaste el tiempo, pues antes de que tú hicieras lo primero que hiciste, no había nada. Y si no había nada, tampoco podía haber tiempo, ¿qué se podría pensar del espacio?

Se sobrecoge uno de un sentimiento que no se puede expresar cuando se llega a pensar en esto. Hago silencio, Padre, porque vivo en un instante una condición que no sé explicar. 

Por lo cual, mejor prosigo viendo cómo tú comenzaste tu carrera, concluyendo que tú habrás pensado que debías hacer algo, y estarías mucho tiempo planeando lo que habías de hacer.

Allí, en tu Libro, tú dices que lo primero que tú hiciste fue el Verbo.

Digo esto pues te refieres a él allí como el primogénito de toda criatura.

Muchos teólogos arguyen que eso significa el más importante. Pero primogénito significa el primero en nacer, el primero en venir a la existencia. 

En un mensaje a los laodicenses él se refiere a sí mismo como "el principio de la Creación" tuya. 

Está también la declaración en que se representa a Jesús como "la sabiduría": dice que tú lo engendraste en el principio de tu carrera. 

Pienso que ahí se le dan los atributos de Jesús a la sabiduría, por lo cual concluyo que difícilmente se expresaría alguien negando que quien habla allí, como la sabiduría, es Jesús mismo.

Entonces, si el Verbo es lo primero que tú creas, pienso que antes de crearlo tú estabas realmente solo.

Además,en ningún lugar ni en ningún momento he leído ni oído nada que se pueda entender como que él, el Verbo, estuvierá contigo antes del principio. Y, la eternidad no tiene principio. Si tuviera principio, entonces tú también tendrías principio.

Entiendo entonces, que "el principio" de que habla tu Palabra marca o significa un punto de partida, el comienzo de una carrera, o sea, cuando tú comienzas a crear. No puedo ver que ese principio pueda ser otra cosa que el comienzo de tu obra de creación. y lo primero que tú haces es crear el Verbo.

Padre Santo, yo veo que al tú hacerlo lo proclamas un dios, pues ordenas que lo adoren todos tus ángeles. 

Debo decir: al traerlo al mundo, que es lo que realmente dice allí. 

Basado en esto, veo porqué Juan dice que "el Verbo era Dios". Es obvio que si tú has ordenado que se le adore, tú lo has constituido en un dios. Pero es un dios porque tú lo has hecho un dios, no porque estuviera contigo antes del principio, porque en rea¬lidad él no existía ántes del principio. 

O sea, él tuvo principio. Y tú, Padre Eterno, permaneces como el Dios de él. 

Así lo declara tu Libro en distintos lugares, y él mismo, cuando finalizaba su ministerio, así lo manifestó, cuando clamó desde el madero: "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?" 

También después de que tú lo resucitaras de entre los muertos, y ya listo para partir de vuelta a tu presencia, le dijo a María Magdalena:  subo a mi Dios, y a vuestro Dios." 


De modo que tú eres su Dios y eres nuestro Dios. 

Verdaderamente, asunto muy maravilloso es éste: 

Tú lo constituyes en un  dios; 

pero tú sigues siendo su Dios, 

y lo has constituido en Juez de vivos y de muertos, 

habiéndole dado el poder de la resurrección. 


De modo que como te honramos todos a ti, así también todos lo honramos a él, como él hizo claro que sucedería. Y dijo que así como tú tienes vida en ti mismo, le has dado a él que también tenga vida en sí. 

Si se la diste, es porque no la tenía. 

De otro modo, no tenías que dársela. 

Ahora la tiene porque tú se la diste. 

Esto, excluyendo todo otro argumento, es prueba concluyente de que él no existía antes del principio, como tú sí siempre has existido. 

El tuvo principio: tú lo creaste.

Esto concuerda muy bien con las palabras que declaran que debido a su obediencia a ti, tú lo exaltaste soberanamente dándole nombre que es sobre todo nombre. 

En otras palabras, tú lo has puesto sobre toda la Creación. 

Y tú lo has establecido como el Camino para poder llegar a ti por medio de toda la autoridad que le has dado y por haber hecho residir en él toda tu plenitud.

Si el Verbo hubiera existido junto contigo antes del principio, ese punto de partida en que tú comienzas a crear, entonces sería muy difícil distinguir entre ti y él. 

¿Sabes? Hay unos señores muy estudiosos y muy celosos con tus cosas que han dedicado sus vidas enteras a la búsqueda de conocimiento  de ti y a predicarle a otros lo que ellos creen, la manera como ellos han entendido tu Palabra. 

Y han estructurado una doctrina que llaman la Doctrina de la Trinidad, que manifiesta que existen tres personas, en la forma en que tú estás constituido. 

O sea, tú estás compuesto de tres personas, dicen, obrando cualquiera de los tres como siendo cualquiera de los otros dos, siendo los tres iguales en gloria, en poder y en eternidad.

Es que ellos han tomado ese verso de Juan, ” el principio era el Verbo, y el Verbo era Dios”  y no lo han desmenuzado así como yo estaba haciendo ahora, para poder ver qué es lo que esa declaración realmente significa. 

Y por otro lado, han cogido ciertas declaraciones de Jesús y tampoco las han analizado hasta su última partícula, sino que las han interpretado o entendido literalmente, y ahí está lo que ellos creen que es la verdad última acerca de tu Persona, sabiendo ellos que en tu Palabra tú presentas muchos detalles usando una gran diversidad de simbolismos y de declaraciones que requieren una cuidadosa comparación con otras declaraciones tuyas para poder saber con exactitud lo que tú decías.

 Jesús hizo claro que él le hablaba en parábolas a los líderes religiosos para que no pudieran entender debido a que sus corazones se habían torcido, se habían llenado de elucubraciones que los llevaban a creer que podían agradarte a ti mientras su conducta mostraba una renuencia consistente para hacer las cosas como tú habías ordenado.

Esto es triste, Padre amado, mucho más cuando uno llega a saber que algunos de estos señores se disgustan sobremanera con los que no comparten sus convicciones. Y eso sí que yo no entiendo. Desconozco la verdadera causa de su actitud.

Entre esas declaraciones de Jesús, que yo no creo que sea correcto interpretarlas literalmente, están las que dicen:

“El Padre y yo somos uno” y "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

En la primera, es la interpretación literal la que parece dar base para afirmar que tú y él actúan corno siendo una misma persona, pues además de que él mostró en todo momento una unidad de pensamiento, de palabras y de propósito contigo, también, en la última oración que elevó a ti por todos los que tú le habías dado, el día antes de su muerte, te rogó que todos fuéramos uno. 

Pero cada cual es un ente separado, con una autonomía bien definida, cada cual es cada cual, totalmente distinto uno de otro como persona. 

Todos estamos supuestos a ser uno en creencias, en propósitos, en palabras, "hablando todos una misma cosa", no estar halando uno para un lado y otro para otro lado, que a lo que lleva es a destruir el vínculo de amor, de fe y de concierto que tú exiges a tus hijos en toda tu Palabra.

Tal parece como si tú todavía no le hubieras concedido esa petición a él, porque las discrepancias entre los cristianos son, y siempre han sido, un motivo de horror y de espanto. Pero la realidad difícil de captar es otra: la unidad postulada por Jesús existe y siempre ha existido entre cristianos verdaderos "aquellos que siguen al Cordero dondequiera que él va" que fueron al patíbulo en defensa de tu Palabra, manifestándose íntegros e irreprensibles hasta bajo las más indecibles torturas que les infligían tus enemigos, muchos de los cuales creían que te rendían servicio aceptable a ti. 

Pero sus víctimas eran uno, y siempre lo serán, porque el Espíritu Santo y tu Palabra los guían. Esa unidad es demostrativa de la unción del Espíritu Santo y será más necesaria que nunca antes, ahora pronto cuando el Anticristo arremeterá contra los santos y tratará de quebrantar su fe, sometiendo a cada uno a una presión y a una tentación como nunca antes ha sido vista ni volverá a verse. 

Pero sabemos que el Anticristo será vencido por Jesús porque así lo manifiestan las palabras de Jesús a Juan. 

Y Jesús lo vencerá, pero no por el poder o la capacidad que tú le has dado, sino por la fidelidad de sus seguidores. 

Esto es lo mismo que ser uno, como tú, Padre, y Jesús, son uno, por lo cual él pudo vencer al mundo.

Quienquiera que sea que entienda literalmente y use las palabras de Jesús "el que me ha visto a mí ha visto al Padre", por más que alegue que tú y Jesús son dos personas, lo que está haciendo es forjándose la creencia de que tú y Jesús son la misma persona, y, por tanto, tiene irremisiblemente que enfrentarse a las palabras de Jesús mismo referentes a tí: "ustedes jamás han visto su parecer". 

Y a otras, en otros lugares, tales como "a Dios ningún hombre le vió jamás" y "no puede el hombre verme y vivir", etc.

No se puede escapar nadie de la asombrosa unidad que hay entre ti y tu Hijo. 

Pero ante la firmeza de los trinitarios al insistir en una unidad de personas literalmente, yo les preguntaría a ellos que por qué Jesús no dijo nunca: 

"Yo mismo soy el Padre y a la vez soy el Hijo. Yo mismo me engendré como Hijo y a la vez soy eterno, soy mi Padre”. 

Todo lo que el dijo fue: "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre ... porque ... yo soy en el Padre y el Padre en mí". 

Hizo claro que tú morabas en él, y que de sí mismo no podía hacer nada.

Y enfatizó de una manera definitiva y terminante: 

"El Padre mayor es que yo”. Por la razón de que tú eres mayor, él tenía que reportarse a tí.

Jesús hizo claro que tú eres un espíritu, y por el Espíritu Santo morabas en él. 

Pero tú siempre has permanecido en tu trono: nunca te ha sido necesario descender para efectuar tu voluntad. 

Y en el caso del ministerio que le encomendaste, él podía efectuarlo solamente estableciendo una unidad absoluta de pensamiento con él. 

Ese ministerio consistía en hacer tus obras y hablar tus palabras. 

Para esto tú lo guiabas en todo momento por medio del Espíritu Santo, como una proyección tuya. 

Por esta razón él dijo: "De mí mismo no puedo hacer nada en absoluto". 

Y por tener su vida tan unánimemente ligada a todo lo tuyo, fue que pudo expresarse:"El Padre y yo somos uno" y "El que me ha visto a mí, ha visto al Padre”.

Pero hay unos asuntos muy sencillos que nos permiten ver que tú y tu Hijo son dos personas íntegras, aparte uno del otro: 

@ él te adora, 

@él te oraba, 

@él elevaba los ojos al Cielo, el lugar permanente de tu morada"; 

Tu voz respondía desde lo alto, como cuando te pidió que glorificaras tu Nombre: 

"Lo he glorificado y lo glorificaré otra vez". 

Padre, algunos han afirmado que literalmente cuando él fue asesinado y sepultado, tú fuiste asesinado y sepultado. 

Eso es totalmente imposible. 

Claro, lo que le hicieron a tu Hijo amado, te lo hicieron a ti equivalía a eso,así de grande es tu amor hacia él.


Favor de hacer click para continuar a la parte 2 de este mensaje.

 La Naturaleza de Dios: parte 2