SURVIVORNET 
JUAN 17:15 

EL ESPÍRITU DE YHVH Y SU UNCIÓN. 

El Espíritu Santo de Dios se pronuncia en hebreo como el Ruah Hakodesh de YHVH. 
 
Es el soplo de vida, que todos tenemos dentro de nosotros. 

Lo recibimos de YHVH y a él regresará al finál de nuestros días, sino somos transformados ántes, en los aires al recibir el retorno triunfal de nuestro gran Dios y Rey Yehsua HaMashiaj. 

El és nuestro consolador, el és nuestra ayuda, el estará con nosotros hasta el regreso de YESHUA HaMashiaj (Jesús el Mesías, el ungido con aceite de la primera prensada). 

El és quien nos enseña y guía a toda verdad. Pero ustedes no son nuevos conversos, ustedes ya saben y conocen El Espíritu Santo. Cada uno de ustedes ha tenido experiencias con el Ruah Hakodesh en sus vidas. Ustedes hablan en lenguas, tienen sueños reveladores, oran de madrugada y sienten su unción en medio de la adoración y la alabanza. 

De entre ustedes, muchos han sido sanados por el poder de Dios mediante la oración de FE, algunos bajo la imposición de manos ungidas de un ministro de Dios. 

Ustedes han sentido el mover del Espíritu Santo en sus cuerpos, han vibrado cuando la brisa suave les toca, han caído al suelo arrestados cuando un predicador ungido les pone su mano encima o sopla sobre ustedes. 

Todos ustedes han escuchado la voz audible de Dios, en algún momento de sus vidas, por segundos, minutos, y quizás de manera constante. Otros han escuchado una voz tenue, suave pero distintiva en sus mentes, en sus corazones, que les habla y les aconseja cosas importantes, y a tiempo les advierte de algún peligro. 

En algún momento de sus vidas ustedes han sido testigos de manifestaciones del poder de Dios mediante la unción de su Espíritu Santo. Lo conocen en las cosas pequeñas y las grandes. 

Por lo cuál, mis palabras hoy describirán operaciones adicionales que el Ruah Hakodesh efectúa en nuestras vidas. Comencemos los fundamentos para todo creyente. Somos creyentes en Yeshua porque el Espíritu Santo reside dentro de nosotros. 

Podemos confesar que Yeshua es nuestro señor, porque el Espíritu Santo que reside en nosotros nos da testimonio de ello. Para esto fuimos llamados desde ántes de nacer. 

Esta residencia del Ruah Hakodesh dentro de nosotros, es sellada cuando confesamos por primera vez y aceptamos a Yeshua Hamashiac como nuestro señor y salvador (Efesios 1:13 “En Cristo fuistes sellados con el espíritu de la promesa”). 

Cuando somos regenerados en nuevas criaturas, al morir y nacer de nuevo en Yeshua, recibimos el sello del Espíritu Santo, de una vez y por todas. Veamos la palabra en 2da Corintios 5:17 “Por tanto si alguno está en Cristo, es una nueva criatura [una nueva especie, una nueva creación]:las cosas viejas pasaron ya,he aquí todo se ha hecho nuevo.” 

Muchos creyentes no han entendido plenamente lo que este verso significa. 

Veamos en detalle donde ocurre la transformación. Hay tres partes importantes en nosotros, El Cuerpo, El Alma y el Espíritu. Cuando somos transformados en una nueva creación, donde ocurre inmediatamente el cambio es en nuestro Espíritu. 

Es aquí donde entra en acción el Espíritu Santo, toma lugar, dentro del Tabernáculo que es nuestro cuerpo. El Espíritu Santo de YHVH reside dentro de nosotros. Al principio, seguiremos teniendo la misma personalidad, con las mismas emociones, temores y con falta de sabiduría y sentido común en nuestras relaciones diarias con los demás. 

Pero dentro de nosotros ha comenzado un cambio, una renovación de nuestra mente y alma. Aunque no ocurre un cambio en nuestro exterior inmediatamente, si está ocurriendo una nueva creación en nuestro interior. 

Nuestra mente es renovada, ahora tenemos la mente de Cristo. Alimentamos nuestros ojos y oídos con la palabra de YHVH, que nos vivifica y nutre con poder de YHVH. Y entonces, como resultado de estos cambios interiores, que son cambios en nuestro Espíritu, ahora comienzan a verse los cambios en nuestro físico. 

El plano espiritual es reflejado en el plano físico. Se pone una marca sobre nosotros de autenticidad, la imagen de YHVH es impresa en nosotros. 

¡Esto es espiritual hermanos! 

Además, recibimos el título de propiedad sobre las promesas de YHVH para con nosotros. Recibimos la garantía y seguridad de que somos hijos herederos del Padre, en Yeshua. 

Solo tenemos que creerlas, solo tenemos que activarlas. 

Hemos recibido el Espíritu de las Promesas de YHVH. 

Por haber sido sellados con el Espíritu Santo de YHVH, tenemos la autoridad para declarar, establecer y profetizar sobre las cosas en nuestra vida. Este poder de YHVH es activado en nosotros al ser bautizados en el Espíritu Santo de YHVH. 

Tenemos dentro de nosotros, por virtud del Espíritu Santo de YHVH, la habilidad (el poder) de hacer todo lo que Yeshua hizo en la tierra. Estas son las promesas de YHVH para nosotros, los que creemos la palabra de YHVH y vivimos en FE. 

Así que, somos seres vivientes con un cuerpo físico, hecho de carne, y al mismo tiempo tenemos un espíritu (soplo de vida) que reside dentro de nuestro cuerpo, dentro de nuestro tabernáculo. Nuestro cuerpo es un tabernáculo del Espíritu Santo de YHVH. 

Mientras estemos vivos, antes del retorno de nuestro Yeshua HaMaschiaj, vivimos en un cuerpo que es corruptible. Somos carne y por lo tanto no resistimos la presencia de YHVH, lo percibimos como a través de un velo, a través de una distancia. Nos sentamos en lugares celestiales en Cristo Jesús. 

Mas cuando seamos transformados, en un abrir y cerrar de ojos, en un instante, en menos de un segundo, lo conoceremos todo. En el cuerpo glorificado no miraremos a través de un velo, sino que podremos tener KOINONIA con YHVH. 

En los tiempos de Moisés y Salomón había toda una serie de reglas y leyes acerca de cómo el pueblo debía conducirse al entrar al Templo. El Templo en Jerusalén era el edificio mas importante y sagrado para el pueblo de Israel. 

Todos se cuidaban de no profanar ni contaminar el Templo, so pena de muerte. Habían diferentes atrios, uno para los gentiles, otros para el judío y y otro para las mujeres. Solo los sacerdotes podían entrar a lugar santísimo, y debían estár santificados, limpios, o si no podían morir como castigo. 

Así que, somos un tabernáculo de YHVH, debemos entonces cuidar nuestro cuerpo, santificarlo, no contaminarlo con fornicación ni marcarlo con tatuajes y mutilaciones, pues el Ruah Hakodesh reside dentro de el. 

Tal como el Templo de Jerusalén era el sitio de Adoración, Alabanza y Sacrificio, así debe ser nuestro cuerpo todos los días de nuestra vida. Debemos aprender a Adorar y agradar a YHVH.

 Juan 4:24 24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren. 

 ¿Que es el espíritu? 

La palabra espíritu se define como una brisa, como un soplo o respirar (pneuma) de aire, con fuerza; por lo cual también cuando se habla del espíritu se describe como invisible, inmaterial y poderoso. 

La palabra espíritu viene del Latín spiritus, que significa “aliento", pero también se traduce como "espíritu, alma, coraje, vigor", En el lenguaje Griego, existe una distinción entre la palabra pneuma (πνευμα), que se traduce como "aliento, aire con movimiento, espíritu," y la palabra griega psykhē (ψυχη), que se traduce como "alma" (soul). 

La palabra NESHAMA en el lenguaje Hebreo (נְשָׁמָה nəšâmâh) or nephesh (neshama proviene de la palabra raíz NŠM o "aliento") es diferente a la palabra Ruach (רוּחַ rûaħ) que significa viento o brisa. 

Según usted desarrolle su relación con el y usted le permita a el Espíritu Santo ungir su adoración a Dios, usted comenzara a vivir en favor con Dios y con los hombres. 

El Espíritu Santo no es solamente una emoción o manifestación corporal. 

Su presencia tendrá un efecto sobre tus emociones, porque nosotros somos emocionales. El Espíritu Santo esta a cargo de los asuntos del reino de Dios, y es el ejecutor en jefe de los programas divinos en la tierra. 

El es el motivador, energizador y operador de cada plan revelado o de cualquier visión de Dios. El es quien revela los secretos los tesoros secretos del reino de Dios. 

El tiene las llaves a la herencia de los Santos de YHVH. 

El Espíritu Santo es la posesión mas valiosa del vivir cristiano. El es la figura central en cada rompimiento (victoria) en al vida del creyente. En el es que vale la pena apoyarnos siempre. 

La unción del Espíritu Santo es la llave para lograr resultados en la vida. Es una unción habilitadora del Poder de YHVH a través de nosotros. Cuando caminamos en el espíritu, somos fructíferos, somos productivos. 

Ustedes han sido testigos de cuando un predicador o evangelista ungido y lleno del poder de YHVH ora por enfermos, ocurren sanidades y milagros. El poder que obra a través de ellos es la unción del Espíritu Santo. 

Cuando un creyente alcanza ese nivel de unción, es cuando su vida es mas productiva y fructífera en todos los aspectos de su vida. 

¡La palabra poder ES LA HABILIDAD DE PRODUCIR RESULTADOS!                                            Tomen nota hermanos de lo siguiente: 

Existe una conexión entre El Amor y El Espíritu Santo. 

Según Romanos 5:5 (“y la esperanza no avergüenza; porque el amor de YHVH ha sido derramado en nuestros corazones, por medio del Espíritu Santo, que nos ha sido dado”). 

El día que El Espíritu Santo vino a nuestro interior, ese día el amor de YHVH fué derramado sobre nuestro corazón. 

No podemos separar el amor de YHVH del Espíritu Santo. 

 No podemos separar el amor de YHVH de la unción de poder en tu vida. 

En Efesios 3:16-21 

“ rogando que os conceda, 
según la riqueza de su gloria, 
que seáis fortalecidos con poder, 
por medio de su Espíritu, 
en el hombre interior; 

que habite cristo en vuestros corazones, 
por medio de la fe; 

a fin de que, 
estando arraigados y cimentados en amor, 
podáis comprender, 
con todos los santos, 
cuál sea la anchura, 
y la longitud, 
y la altura 
y la profundidad 
y conocer el amor de Cristo, 
que sobrepuja a todo conocimiento; 

para que seáis llenos de ello, 
hasta la medida de la plenitud de Dios. 

Y al que es poderoso para hacer infinitamente más de todo cuanto podemos pedir, 
ni aun pensar, 
según el poder que obra en nosotros, 
a el sea la gloria en la iglesia y en Cristo Jesús,
por todas las edades del siglo de los siglos AMEN. 

 El Apóstol Pablo le ruega a YHVH que nos conceda lo siguiente: 

a. Ser fortalecidos con poder. 
b. Que el Espíritu Santo habilite poder en nuestro hombre interior.
c. Que Cristo habite en nuestros corazones. 
d. Que sea por medio de nuestra FE. 
e. Que estemos arraigados en Amor. 
f. Que estemos cimentados en Amor. 
g. Que podamos comprender el Amor de Cristo en toda su extensión y profundidad. 
h. Que reemplacemos el conocimiento de este mundo por el amor de Cristo, el conocimiento que nos perfecciona sobre todo otro conocimiento. 
i. Que seamos llenos según nuestra medida, hasta entrar en la plenitud de YHVH, donde nada está roto, nada hace falta, nada pedimos, pues Somos Bendecidos. 
j. Que sepamos, que creamos, que estemos seguros de que no importa que cosa buena le pidamos, ni de que cosa imposible seamos capaces de pensar, el puede hacerlo, según el poder que obra en nosotros. 


El poder habilitador del Amor de Cristo mediante el Espíritu Santo. 

Si nuestro caminar no es en amor, entonces faltará la manifestación del poder de YHVH en nuestra vidas. No seremos eficaces, no tendremos éxito ni resultados. 

Si buscamos las manifestaciones de poder del Espíritu Santo de YHVH y no estamos en el amor de Cristo, no ocurrirán sanidades, liberaciones, señales y prodigios. Cuando amamos a nuestro prójimo, siempre estamos buscando que todo le salga bien A EL. 

 Estos son los mandamientos de Yeshua; Ama a YHVH con todo tu corazón, con todas tus fuerzas, con todo tu ser y Ama a tu prójimo como a ti mismo. Estos son los requisitos para comenzar a tener resultados en nuestras oraciones, para comenzar a experimentar el poder de YHVH en nuestras vidas y en las vidas de las personas a quién ministremos palabra deYHVH. 

¡La unción de YHVH en tu vida es estar victoriosos siempre! 

Es para ganar sobre el enemigo, para lograr resultados. 

Todo creyente necesita estár ungido para poder alcanzar resultados, para tener éxito, para romper ataduras, para tener plenitud. Nada se completa sin la unción del Espíritu Santo, y por eso es tan necesario vivir en espíritu y en verdad. 

No pueden haber resultados sin la unción del Espíritu Santo. No confunda las manifestaciones sobrenaturales del poder de YHVH en los servicios, con el poder de YHVH. 

Hay unción de sanidad y hay también unción para lograr objetivos y completar el trabajo o tareas. El poder de YHVH es manifiesto en todos los aspectos de nuestras vidas. Usamos las palabras Bendición y unción para expresar lo mismo. Cuando decimos que tenemos una vida bendecida, lo que estamos diciendo es que tenemos una vida con logros, que hemos vencido, somos victoriosos, que estamos teniendo resultados. 

 Cuando decimos ungido, decimos que estamos habilitados, que tenemos la autenticidad, la autoridad para lograr resultados en lo que nos proponemos hacer. 

Tenemos la habilidad para ser fructíferos en el nombre de Yeshua. Leamos a Juan 14:26 “Mas el consolador, es decir, El Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo cuanto os he dicho”. 

 Así que creemos que el Padre envió su Espíritu Santo. 

 ¿Dónde está? 

 EN NOSOTROS. 

 Pero sabemos que está en nosotros, no solo porque hablamos en lenguas o nos movemos en el Espíritu. Sabemos que el está en nosotros desde el día en que aceptamos a Yeshua como nuestro salvador, dada su promesa de que el derramaría sobre nosotros el Espíritu Santo y llenaría nuestro corazón con el amor de YHVH a través del Espíritu Santo. 

 Hablar en lenguas es una manifestación de que él está ahí. 

 Y esa no es la única manifestación, hay muchas cosas más que serán evidentes en tu vida debido a que el Espíritu Santo reside en tu tabernáculo. El Espíritu Santo te enseñará todas las cosas y te recordará otras, las que dijo Yeshua. 

 Veamos 1ra Juan 2:27 “Mas en cuanto a vosotros, la unción que de el habéis recibido, permanece en vosotros, y no tenéis necesidad de que nadie os enseñe: al contrario, así como su unción os enseña sobre todas las cosas, y es verdad y no mentira, y así como ella os ha enseñado, así vosotros permanecéis en el.

” El Espíritu Santo está en todos los creyentes, para enseñar y revelarnos las cosas nuevas, aún por encima de lo que escuchamos y leemos de otros. 

 El trabajo del Espíritu Santo es guiarnos en las partes prácticas de nuestras vidas, su trabajo es ser nuestro guía en todo nuestro caminar por la vida. El día que aceptamos a Yeshua como nuestro salvador, desde ese día su unción vive en nosotros, por virtud del Espíritu Santo. 

 El Espíritu Santo es el denominador común en las siguientes declaraciones: 

a. El amor de YHVH esta en tu corazón por virtud del Espíritu Santo. b. El que te enseña es El Espíritu Santo. 
c. Uno recibe unción por medio del Espíritu Santo. 

No es posible separar el Amor de YHVH del Espíritu Santo. 

No es posible recibir unción sin el Espíritu Santo de YHVH. Entonces, no trate usted de tener Amor, sin el Espíritu Santo. 

No trate de tener unción, sin el Espíritu Santo. La manifestación del Poder de YHVH y los frutos, los resultados, los logros, y la operación de la unción del Espíritu Santo para éxito en nuestras vidas, dependerá y estará basada en nuestro amor hacia YHVH y hacia nuestro prójimo. 

Esto será así por todos los días de nuestras vidas. Una vez le preguntaron a Oral Roberts cual era el Don (gift) del espíritu que uno debía procurar sobre los demás. 

Y el contestó, aquel Don del Espíritu que te haga falta en el momento que tienes de frente, según ministras la palabra y salvación de YESHUA HaMashiaj. El Don del Espíritu no lo puedes provocar, El Espíritu Santo viene y se mueve como brisa suave, y te da poder, según haga falta en la situación que te encuentres. 

Según su operación, el te dará palabra de sabiduría, unción de sanidad, unción de liberación, todo según a el le parezca, según la voluntad de YHVH. Es por esto que debemos procurar andar bajo la unción del Espíritu Santo todo el tiempo. Es por esto que nuestro cuerpo debe estar libre de contaminación. Es por esto que nuestra mente debe ser renovada continuamente por medio de la lectura y meditación de la palabra de YHVH. 

Es por esto que nuestra vida debe ser cada día mas una vida de oración, adoración y alabanza. Cada uno de nosotros tenemos los Dones del Espíritu dentro de nosotros, pues fueron depositados dentro de nosotros al ser bautizados y sellados con el amor de YHVH. Es ahora que debemos CREER como niños lo que hemos leído y escuchado de Yeshua. 

Este es el tiempo de vivir en FE, en EMUNAH, en confianza en YHVH. Es el tiempo de activar mediante la FE los Dones del Espíritu que hay dentro de nosotros. 

Es el tiempo de nuestra Victoria en Yeshua HaMashiaj. Es el tiempo de recuperar todo lo que nos ha robado el maligno en nuestras vidas. Es el tiempo de reclamar nuestra salud total. 

Es el tiempo de recuperar todas las finanzas que nos ha robado el maligno. Es el tiempo de Amar y Perdonar. 

Hermanos, busquemos con todo nuestro corazón, alma y cuerpo, la unción del Espíritu Santo en nuestras vidas. 

¡Activemos por fe todas las promesas de YHVH!